9 sept. 2017

25 cosas que aprendí en 25 años.

1.- Todas las decisiones que tomas hoy, por minúsculas que parezcan, tienen consecuencias mañana.

2.- El tiempo y la salud son elementos que usualmente no apreciamos y/o cuidamos, deberíamos hacerlo día a día.

3.- La familia es irreemplazable, son motor, cuídala siempre.

4.- Las personas cumplen ciclos, quédate con lo positivo y deja ir, no te aferres.

5.- Es necesario y agradable estar con uno mismo, escúchate y date tiempo.

6.- Los amigos son la familia que cada quien escoge. Los verdaderos, no importa el tiempo, diferencias o la distancia, siempre estarán.

7.- Si todos pusiéramos de nuestra parte las cosas serían más chingonas para todos, pon de tu parte, nadie está exento de necesitar ayuda.

8.- El tiempo de verdad lo cura todo, no es choro.

9.- Toma mucha agua antes, durante y después del alcohol, evitarás crudas y tu cuerpo lo agradecerá al día siguiente. Las frutas y verduras si son necesarias, no puedes esperar vivir sanamente de pura garnacha y frituras.

10.- Las cosas se atraen, buenas o malas para uno mismo, no es magia, pero si lo piensas y trabajas en ello, llegará.

11.- No congeniaras con todo el mundo, usualmente lo que dicen las personas de ti habla más de ellos que de ti, que no te quiten energía.

12.- Sé honesto contigo y los demás, así se evitan cadenas interminables de problemas. ( Y si vas a mentir, manténte firme hasta el último momento y atente a las consecuencias)

13.- El dinero es necesario, que sea el medio más no el motor.

14.- Cuando lo que dices, haces, piensas y sientes es lo mismo, todo funciona mejor.

15.- Cepillo de dientes, cargador del teléfono, desodorante, calzones y playera limpia, siempre contigo en la mochila, no sabes cuando puedas necesitarlos y cuando aparece el momento de verdad desearías traerlos.

16.- El amor por uno mismo y conocer tu lado espiritual (creas en lo que creas) te da fuerzas.

17.- Si algo no te gusta de ti, cámbialo o aprende a vivir con ello, siempre vivirás contigo.

18.- No vivas en el pasado, usualmente hace daño.

19.- En cuanto al amor de pareja... Crezcan y motívense a ser mejor cada día, no  discutan a lo pendejo, jueguen, sueñen, valora los momentos juntos y si resulta que no era esa persona... ya llegará, de verdad siempre llega, solo aprende a ver más allá.

20.- Esa famosa frase de: "No esperes nada de nadie", no puede ser más cierta, la verdad es que solamente sabrás que esperar de ti, puesto que sabes que energía le pones a las cosas, esperar de alguien más solo trae inconformidades.

21.- Ahorra, a corto y largo plazo, neta, es necesario.

22.- Viaja, viaja siempre que puedas.

23.- Invierte en experiencias, es lo único que llevas contigo siempre.

24.- Siempre hay tiempo y oportunidad para aprender cosas nuevas, conocer música nueva, leer o ver películas que te generen algo, hazlo.

25.- Somos efímeros; aprovecha el tiempo con los que amas y contigo, sueña, crea, logra, disfruta, comparte, vive, supera tus miedos y atrévete a hacer las cosas que deseas, nadie lo hará por ti y al final si no resulta como esperabas al menos no te quedaste con las ganas.

14 ago. 2017

Otro de Marwan

A veces
hablando con algún amigo
que lleva siglos en pareja
le pregunto cómo va con ella,
si aún disfrutan
y siempre responde lo mismo.

Todos aquellos que conozco
y llevan años junto a alguien
responden lo mismo:
ya sabes cómo son estas cosas.

Y lo cierto es que no lo sé.
O tal vez sí me haga una idea
pero no quiero imaginarme a lo que se refieren
porque intuyo en sus palabras las renuncias
y todo aquello que perdieron
—brillo, libertad, sueños y luz—
a cambio de una vida que no creo que llegaran a elegir,
de un día a día gris y sin sueños a la vista.

Conozco pocas parejas que lleven media vida juntos
y hayan batido con el paso de los años
lo que eran en su inicio.

Me pregunto si a nosotros
nos sucederá lo mismo,
si al encontrarnos a un viejo amigo,
buscaremos el regate
y le pondremos exactamente
las mismas excusas.

Poema incluido en el libro "Todos mis futuros son contigo" de Marwan

Sin miedo, sin excusas.

2 may. 2017

Sugerencia de lecturas representativas de Países (Orden Alfabético)

Afganistán - Cometas en el cielo, de Khaled Hosseini.
Albania - Los amantes del hotel Tirana, de Pedro Antonio Curto.
Alemania - Berlín Alexanderplatz, de Alfred Döblin.
Andorra - Gran golpe en la pequeña Andorra, de Dani el Rojo.
Angola - El vendedor de pasados, de José Eduardo Agualusa.
Antigua y Barbuda - Mi hermano, de Jamaica Kincaid.
Arabia Saudita - La ciudad de los velos. de Zoë Ferraris.
Argelia - Los ángeles mueren por nuestras heridas, Yasmina Khadra.
Argentina - Santa Evita, de Tomás Eloy Martínez.
Armenia - Los cuarenta días de Musa Dagh, de Franz Werfel.
Australia - Jasper Jones, de Craig Silvey.
Austria - Mendel el de los libros, de Stefan Zweig.
Azerbaiyán - Alí y Nino, de Kurban Said.
Bahamas - Bucaneros de América, de Alexandre O. Exquemelin.
Bangladés - La mujer de mi vida, de Buddhadeva Bose.
Barbados - Las islas de Barlovento, de Elena Santiago.
Baréin - El paraíso de las perdedoras, de Jean Pierre Perrin.
Bélgica - Las culpas de Midas, de Pieter Aspe.
Belice - De héroes, iguanas y pasiones, de Zoila Ellis.
Benín - Los cuentos pasan, de Rene Trautmann.
Bielorrusia - Un hombre sin aliento de Philip Kerr.
Birmania - El afinador de pianos, de Daniel Mason.
Bolivia - Raza de Bronce, de Alcides Arguedas.
Bosnia y Herzegovina -  La palabra más hermosa, de Margaret Mazzantini.
Botsuana - Escuela Kalahari, de Alexander McCall Smith.
Brasil - Mi planta de naranja lima, de José Mauro De Vasconcelos.
Brunéi - Un verano en Borneo, de Pilar Garriga.
Bulgaria - Jóvenes talentos, de Nikolai Grozni.
Burkina Faso - Los niños de la lata de tomate, de Cecilia Dominguez.
Burundi - Pregúntale a la noche, de Eduardo Jordá.
Bután -  Bhutan Secreto, de Michel Peissel.
Cabo Verde - El testamento del señor Napumoceno da Silva Araújo, de Germano Almeida.
Camboya - El eco de las ciudades vacías, de Madelene Thien.
Camerún - Tiempo de perros, de Patrice Nganang.
Canadá - Mi vida querida, de Alice Munro.
Catar - El profesor y la masoneria, de Carlo Emanuele Ruspoli.
Chad - El incierto, de Luis Rodríguez Rivera.
Chile - La casa de los espíritus, de Isabel Allende.
China - Cisnes salvajes, de Jung Chang.
Chipre - Otelo, de William Shakespeare.
Ciudad del Vaticano - Las sandalias del pescador, de Morris West.
Colombia - El amor en los tiempos del cólera, de Gabriel García Márquez.
Comoras - La ecuación de la vida, de Yasmina Khadra.
Corea del Norte - El huérfano, de Adam Johnson.
Corea del Sur - Por favor, cuida de mamá, de Shin Kyung-sook.
Costa de Marfil - Aya de Yopougon, de C. Oubrerie y M. Abouet.
Costa Rica - Pura Vida, de Jose Maria Mendiluce.
Croacia - Soñé con elefantes, de Ivica Djikic.
Cuba - Tres tristes tigres, de Guillermo Cabrera Infante.
Dinamarca - Nosotros los ahogados, de Jensen Carsten.
Dominica - Autobiografía de mi madre, de Jamica Kincaid.
Ecuador - Las cruces sobre el agua, de Joaquín Gallegos Lara.
Egipto - El edificio Yacobian, de Alaa al-Aswani.
El Salvador - Tirana memoria, de Horacio Castellanos Moya.
Emiratos Árabes Unidos - Historias del gato Muffin, de Sofía Matarranz.
Eritrea - Las causas perdidas, de Jean-Christophe Rufin.
Eslovaquia - La vicerregenta, de Janko Jesenský.
Eslovenia - Zumbidos en la cabeza, de Drago Jancar.
España - La sombra del viento, de Carlos Ruiz Zafón.
Estados Unidos - Las uvas de la ira, de John Steinbeck.
Estonia - Purga, de Sofi Oksanen.
Etiopía - El abisinio, de Jean-Christophe Rufin.
Filipinas - Ilustrado, de Miguel Syjuco.
Finlandia - El año de la liebre, de Arto Paasilinna.
Fiyi - Maya, de Jostein Gaarder.
Francia - Los miserables, de Victor Hugo.
Gabón - El medallón perdido, de Ana Alcolea.
Gambia - Raíces, de Alex Haley.
Georgia - Un buen lugar para morir, de Wojciech Jagielski.
Ghana - Mañana quién sabe, de Lisa Lovatt-Smith.
Granada - Diario de a bordo (2º,3ºy 4º viaje), de Cristobal Colón.
Grecia - Las dos caras de enero, de Patricia Highsmith.
Guatemala - Los sordos. de Rodrigo Rey Rosa.
Guyana - El árbol  de los sentidos, de Oonya Kempadoo.
Guinea -  Céroe, no eres un cualquiera, de Williams Sassine.
Guinea Ecuatorial - Arde el monte de noche, de Juan Tomás Ávila Laurel.
Guinea-Bisáu - Indomable, de Fátima Djarra Sani.
Haití - El reino de este mundo, de Alejo Carpentier.
Honduras - La Costa de los Mosquitos, de Paul Theroux.
Hungría - La mujer justa, de Sandor Marai.
India - La ciudad de la alegría, de Dominique Lapierre.
Indonesia - La tropa del arco iris, de Andrea Hirata.
Irak - La casa de Khala, de Minka Nijhuis.
Irán - El médico, de Noah Gordon.
Irlanda - Ulises, de James Joyce.
Islandia - La mujer de verde, de Arnaldur Indridason.
Islas Marshall - El gran azul, de Bill Curtsinger.
Islas Salomón - El crucero del Snark, de Jack London
Israel - Conocer a una mujer, de Amos Oz.
Italia - Corazón, de Edmondo de Amicis.
Jamaica - Pao, de Kerry Young.
Japón - Lo bello y lo triste, de Yasunari Kawabata.
Jordania - Ciudades de sal, de Abdulrahman Munif.
Kazajistán - Tras los pasos de Marco Polo, de William Dalrymple.
Kenia - El jardinero fiel, de John Le Carré.
Kirguistán - Yámila, de Chinguiz Aitmatov.
Kiribati - Atolón, de Carlos Thomas.
Kuwait - La travesía del desierto, de Juan José Arbolí Desvalls.
Laos - El palacio de bambú, de Kremmer Christopher.
Lesoto - El árbol en que nació el hombre, de Peter Matthiessen.
Letonia - Los perros de Riga, de Henning Mankell.
Líbano - El día que Nina Simone dejó de cantar, de D. Al-Joundi y M. Kacimi.
Liberia - Una Americana Consentida, de Russell Banks.
Libia - Solo en el mundo, de Hisham Matar.
Liechtenstein - Su Alteza Real, de Danielle Steel.
Lituania - Yósik, el del viejo mercado de Vilnius, de Joseph Buloff.
Luxemburgo - Expatriados, de Chris Pavone.
Madagascar - Rescate en Madagascar, de Gerard Durrell.
Malasia - Los tigres de Mompracem, de Emilio Salgari.
Malaui - En Lower River, de Paul Theroux.
Maldivas - El misterio de las Maldivas, de Thor Heyerdahl.
Malí - El arquitecto de Tombuctú, de Manuel Pimentel.
Malta - Las chicas de septiembre, de Maureen Lee.
Marruecos - El tiempo de la amistad, de Paul Bowles.
Mauricio - Viaje a Rodrigues, de J.M.G. Le Clézio.
Mauritania - Hijos de las nubes, de Sophie Caratini.
México - Pedro Páramo, de Juan Rulfo.
Micronesia - La isla de la monja del amor, de Christopher Moore.
Moldavia - Para llegar al otro lado, de Vladímir Lórchenkov.
Mónaco - Yo mato, de Giorgo Falletti.
Mongolia - Bajo un cielo azul cobalto, de Louisa Waugh.
Montenegro - Tierra sin justicia, de Milovan Djilas.
Mozambique - Venenos de Dios, remedios del Diablo, de Mia Couto.
Namibia - El corazón del cazador, de Laurens van der Post.
Nauru - Nauru: la isla devastada, de Luc Folliet.
Nepal - Malabar, de  Fabián C. Barrio.
Nicaragua - El cielo llora por mí, de Sergio Ramírez.
Níger - Cuentos maravillosos de las orillas del río Níger, de S. Amadou y J. M. Pedrosa.
Nigeria - Todo se desmorona, de Chinua Achebe.
Noruega - Némesis, de Jo Nesbø.
Nueva Zelanda - En el país de la nube blanca, de Sarah Lark.
Omán - Ciudad perdida, de James Rollins.
Países Bajos - Casa de verano con piscina, de Herman Koch.
Pakistán - La explosión de los mangos, de Mohammed Hanif.
Palaos - Redescubrimiento de las Islas Palaos, de Patricio Hidalgo Nuchera.
Palestina - El maestro de Belén, de Matt Beynon Rees.
Panamá - Un camino entre dos mares, de David McCullough.
Papúa Nueva Guinea - Al pie de la montaña, de Peter Matthiessen.
Paraguay - Hijo de hombre, de Augusto Roa Bastos.
Perú - Conversación en la Catedral, de Mario Vargas Llosa.
Polonia - El tambor de hojalata, de Günter Grass.
Portugal - El libro del desasosiego, Fernando Pessoa.
Reino Unido - Orgullo y prejuicio, de Jane Austen,
República Centroafricana - El bosque de los pigmeos, de Isabel Allende.
República Checa - La insoportable levedad del ser, de Milan Kundera.
República de Macedonia - El tiempo de las cabras, de Luan Starova.
República del Congo - El fuego de los orígenes, de Emmanuel Dongala.
República Democrática del Congo - El corazón de las tinieblas, de Joseph Conrad.
República Dominicana - La Fiesta del Chivo, de Mario Vargas Llosa.
República Sudafricana - Desgracia, de John M. Coetzee.
Ruanda - Un hombre corriente, de Paul Rusesabagina y Tom Zoelner.
Rumanía - El Levante, de Mircea Cărtărescu.
Rusia - Crimen y castigo, de Fiódor Dostoyevski.
Samoa - El temblar de una hoja, de William Somerset Maugham.
San Cristóbal y Nieves - El árbol del viajero, de Patrick Leigh Fermor.
San Marino - Poesía, de Milena Ercolani.
San Vicente y las Granadinas - Cuentos y leyendas del caribe, de Luis Rafael.
Santa Lucía - Pleno verano, de Derek Walcott.
Santo Tomé y Príncipe - La herencia colonial y otras maldiciones, de Jon Lee Anderson.
Senegal - La vida en espiral, de Abasse Ndione.
Serbia - Bajo el techo que se desmorona, de Goran Petrovic.
Seychelles - La última carta, de Mercedes Guerrero.
Sierra Leona - La memoria del amor, de Forna Aminatta.
Singapur - El amuleto de jade, de Catherine Lim.
Siria - La puerta de Damasco, de Robert Stone.
Somalia - Amanecer en el desierto, de Waris Dirie.
Sri Lanka - La isla de las mariposas Corina Bomman.
Suazilandia - Asante África, de Temoris Grecko.
Sudán - Darfur: historia breve de una larga guerra, de J. Flint y A. de Waal.
Sudán del Sur - Qué es el Qué, de Dave Eggers.
Suecia - Los hombres que no amaban a las mujeres, de Stieg Larsson.
Suiza - Una pasión parecida al miedo, de Mary Ann Clark Bremer.
Surinam - El reino del azahar, de Linda Belago.
Tailandia - Anna y el rey de Siam, de Margaret Landon.
Tanzania - La reina de la lluvia, de Katherine Scholes.
Tayikistán - La ruta de la seda, de Thomas O. Höllmann.
Timor Oriental - La redundancia del valor, de Timothy Mo.
Togo - Un reptil por habitante, de Theo Ananissoh.
Tonga - El libro de las islas, de Philip Dodd.
Trinidad y Tobago - La pérdida de El Dorado, de V.S.Naipaul.
Túnez - Salambó, de Gustave Flaubert.
Turkmenistán - Kim, de Rudyard Kipling.
Turquía - De parte de la princesa muerta, de Kenizé Mourad.
Tuvalu - La invención de Morel, de Adolfo Bioy Casares.
Ucrania - El reparador, de Bernard Malamud.
Uganda - Hierba alta, de Carlos Rodríguez Soto.
Uruguay - La tierra purpúrea, de W.H. Hudson.
Uzbekistán - Samarcanda, de Amin Maalouf.
Vanuatu - El aroma de Vanuatu, de Mercedes López-Tomlinson.
Venezuela - Doña Barbara, de Romulo Gallegos.
Vietnam - El americano impasible, de Graham Greene.
Yemen - La pesca del salmón en Yemen de Paul Torday.
Yibuti - Pasaje de lágrimas, de Abdourahman A. Waberi.
Zambia - El ojo del leopardo, de Henning Mankell.
Zimbabue - Condiciones nerviosas, de Tsitsi Dangarembga.

Yo no quiero que te vayas.

Yo no quiero que te vayas,
pero tampoco quiero retener tu llama
para que nadie conozca tu fuego,
ni mojar tu pólvora
para que no prendas junto a nadie.

No quiero eso,           ni tampoco
llevarte de la mano hacia ninguna parte.
Solo te dejaría irte de aquí
para que fueras a buscarte
—si así lo necesitaras—
porque significaría que a mi lado
no obtienes las respuestas que precisas.

Cortar el vuelo hacia uno mismo
a la persona a la que amas
es parecido a escribir su nombre
con el bolígrafo que certifica una condena.

No quiero perderte,
pero no te quedes junto a mí
si la fuerza que te empuja
no te impulsa a donde ya estuvimos,
si tus pies no prefieren caminar
en dirección hacia nosotros.

Si esto no te mueve no lo hagas,
no vengas hacia aquí,
dime adiós y no mires atrás
y déjame que aprenda
que echar de menos no es otra cosa
que el peaje de una felicidad que ya ha partido.

Déjame solo y vacío
sin canciones que maquillen el fracaso.
Me sentiré querido si te vas de esta manera,
si no permites que la compasión te mantenga junto a mí,
si eres capaz de arrancarme las esperanza de una vez
en lugar de rompérmela con pequeños golpes
que hagan llevadera la derrota.

Porque la derrota nunca es llevadera,
es solo un dialecto del fracaso.
Si sientes culpa, no la sueltes con una despedida a medias,
marchándote un poco el martes
y volviendo mañana,
para dejar la foto el jueves.

No me dejes como quien deja irse deshaciendo en su boca
el caramelo del remordimiento,
ni te vayas yendo lentamente,
poniendo al futuro sobre aviso.
No me entregues la soledad por fascículos, no lo dilates.

Yo quiero que asumas la culpa y la bondad que hay en ello,
desamor sin maquillaje, la verdad sin photoshop.
No te quedes junto a mí,
te lo ruego,
            no lo hagas
                       si es así como te sientes.

Pero si no es esto lo que te aleja,
si solo es temor a que el fracaso
muerda un día nuestras noches,
si temes que sea yo quien me despida,
o si lo que te aleja de mí es,
            por ejemplo,
el pasado sujetándote el vestido,
o el zumbido que rodea a los que aman
            y fueron desamados,
entonces quédate
y paga al corazón lo que te pida.

Y si se acaba da gracias al final
por el regalo que el amor
nos dejó entre las manos.

Que no hay gloria mayor
que la que ofrece el amor cuando se da,
ni dolor más merecido que el que viene
cuando el dedo del adiós toca el timbre de tu casa.

-Marwan-

15 feb. 2017

El poder de las palabras y sus consecuencias.

“La gente le tiene muchísimo más miedo a las palabras que a los cañones. Las palabras han hecho revoluciones, puentes, caminos. Han logrado que la gente se enamore o se odie para siempre. Hay palabras grandes como monocotiledónea o gastroenterólogo y pequeñitas pero poderosas como paz. Importantes como justicia, imprescindibles como vida, valiosas como sueño, muy poco significativas como dinero... Lo importante es cómo se usan y qué se quiere decir cuando se usan... Cuando algo suena terrible es porque se está diciendo con la intención de que suene terrible. Por eso hay que pensar antes de decir las cosas y nunca dejar de decir lo que se piensa.

― Benito TaiboPersona normal


2 ene. 2017

Milk and Honey

" Yo no quiero que llenes las partes vacías de mí, yo quiero estar llena por mí misma, quiero estar tan completa que podría iluminar una ciudad entera y después quiero tenerte, porque nosotros dos combinados podríamos prenderla en fuego"

-Rupi Kaur.

1 ago. 2016

Jugamos a no sentir lo que nos pasa a los dos.

Sé que no solo me ha pasado a mí, seguramente (quizá) tú  lo sentiste.

Gabriel García Márquez escribió:

"La fuerza invencible que ha impulsado al mundo no son los amores felices, sino los contrariados"

Y creo saber a qué tipo de amor se refiere.

Es uno que se lleva muy dentro, guardado, escondido, disimulado entre mil mascaras que tarde o temprano han de caer y el orgullo. Siempre envuelto en dudas no resueltas, en verdades no dichas, de esas que están perfectamente guardadas en algún rincón de la mente y tal vez, si es que existe: el corazón.  

Pero que es un juego de dos, más que divertido; en ocasiones adrenalina que se hace escuchar a través de latidos fuertes e incesantes y a veces desesperación por no saber en qué momento hemos de parar.

Que no siempre ha de lastimar si se mantiene la cordura, pero la cordura no se mantiene si es amor.

Que probablemente ambas partes disfruten y se convierta en el momento de felicidad en estado puro para quién mueve sus fichas, un juego que no quieran jamás aclarar con palabras honestas por miedo a que termine o que inicie algo para lo que no están listos.


Y así, el juego se mantiene vivo...

Hasta que alguno de los participantes se atreva a avanzar en otra dirección. 

19 jul. 2016

Simplemente pasa...

Uno no escoge de quién, ni cuándo, ni dónde se enamora,simplemente pasa.

Enamorarse es como ese cambio que hay de invierno a primavera, como sangre corriendo por las venas, como el agua que fluye por el río que alguna vez estuvo seco, como ese rayo de sol que viene después de la lluvia, como llegar a casa después de un día largo…

Porque estar enamorado es como estar bien, más que bien.



28 jun. 2016

Del esfuerzo y su recompensa están los recuerdos.



—Vale —dije—. Entonces, ¿qué hacías tú cuando salías del trabajo? ¿Tan maravilloso era?
—Bueno, no tenía mucho tiempo después de trabajar, pero intentaba hacer algo cada día.
—Es fácil si se tiene dinero —
—. Sé que hay que tener dinero para muchas de estas cosas, pero no para otras. Además, ¿cómo crees que ganaba tanto dinero?
—¿Timando a la gente en Londres?
Averigüé qué me haría feliz y averigüé qué quería hacer, y me formé para el trabajo que haría posible esas dos cosas.
—Tal como lo dices, parece muy sencillo.
Es sencillo —dijo—. Pero lo cierto es que también supone un grandísimo esfuerzo. Y la gente no está dispuesta a hacer ese tipo de sacrificio. Por eso me pones de los nervios, Clark. Porque veo todo este talento, todo esta... —Se encogió de hombros—. Toda esta energía e inteligencia, y...
—No digas potencial.
—... potencial. Sí. Potencial. Y, por más que lo intento, no entiendo cómo puedes estar satisfecha con una vida tan minúscula. Esta vida que tiene lugar en un radio de poco más de cinco kilómetros y que no incluye a nadie capaz de sorprenderte, exigirte o mostrarte cosas que te dejen boquiabierta y no te dejen dormir de noche.
Nunca, jamás me arrepentiré de las cosas que he hecho. Porque casi todos los días, si estás atrapado en un cacharro como este- señalando su silla de ruedas- lo único que te queda son los lugares de tus recuerdos que aún puedes visitar, es decir, si me preguntas si preferiría recordar las vistas del castillo desde el mercado o esa bonita hilera de tiendas de la rotonda, la respuesta es no. Mi vida estuvo muy bien, gracias.

Fragmento extraído del libro: "Me before you" Por JoJo Moyes

11 abr. 2016

La manera en que me miras.

Siempre me exasperas y me quejo de ti,pero pocas veces me dan ganas de decirte todo lo que de ti me encanta, hoy es uno de esos días.

Ahí va la lista:

Me gusta tu sonrisa y tu ojos, tus manos gentiles y delicadas. Disfruto tu compañía y las conversaciones que como amigos tenemos.

 Me gusta cuando me escuchas, cuando recuerdas mis gustos y reconoces cada uno de mis gestos evitando así que yo tenga que hablar cuando me siento mal.

Reconozco la magia que envuelve aún nuestros encuentros y amo la forma en que haces que no olvide las locuras que me gusta hacer.

Pero lo que más me encanta sobre todo, es la forma en que me miras, el brillo en tus pupilas y el amor que demuestras.

Me gustas

8 feb. 2016

Me encanta Dios - Poema de Jaime Sabines

Me encanta Dios. Es un viejo magnífico que no se toma en serio. A él le gusta jugar y juega, y a veces se le pasa la mano y nos rompe una pierna o nos aplasta definitivamente. Pero esto sucede porque es un poco cegatón y bastante torpe con las manos. 

Nos ha enviado a algunos tipos excepcionales como Buda, o Cristo, o Mahoma, o mi tía Chofi, para que nos digan que nos portemos bien. Pero esto a él no le preocupa mucho: nos conoce. Sabe que el pez grande se traga al chico, que la lagartija grande se traga a la pequeña, que el hombre se traga al hombre. Y por eso inventó la muerte: para que la vida -no tú ni yo- la vida, sea para siempre. 

Ahora los científicos salen con su teoría del Big Bang... Pero ¿qué importa si el universo se expande interminablemente o se contrae? Esto es asunto sólo para agencias de viajes. 

A mí me encanta Dios. Ha puesto orden en las galaxias y distribuye bien el tránsito en el camino de las hormigas. Y es tan juguetón y travieso que el otro día descubrí que ha hecho -frente al ataque de los antibióticos- ¡bacterias mutantes! 

Viejo sabio o niño explorador, cuando deja de jugar con sus soldaditos de plomo y de carne y hueso, hace campos de flores o pinta el cielo de manera increíble. 

Mueve una mano y hace el mar, y mueve la otra y hace el bosque. Y cuando pasa por encima de nosotros, quedan las nubes, pedazos de su aliento. 

Dicen que a veces se enfurece y hace terremotos, y manda tormentas, caudales de fuego, vientos desatados, aguas alevosas, castigos y desastres. Pero esto es mentira. Es la tierra que cambia -y se agita y crece- cuando Dios se aleja. 

Dios siempre está de buen humor. Por eso es el preferido de mis padres, el escogido de mis hijos, el más cercano de mis hermanos, la mujer más amada, el perrito y la pulga, la piedra más antigua, el pétalo más tierno, el aroma más dulce, la noche insondable, el borboteo de luz, el manantial que soy. 

A mí me gusta, a mí me encanta Dios. Que Dios bendiga a Dios.

2 feb. 2016

Cartas de Frida Kahlo


 "Anoche sentía como sí muchas alas me acariciaran toda, como sí en las yemas de tus dedos hubiera bocas que me besaran la piel. Los átomos de mi cuerpo son los tuyos y vibran juntos para querernos. Quiero vivir y ser fuerte, para amarte con toda la ternura que te mereces, para entregarte todo lo que de bueno haya en mí (...) Te escribiría horas y horas, aprenderé historias para contarte, inventaré nuevas palabras para decirte en todas que te quiero como a nadie".

Josep Bartolí 29 de agosto 1946

"Sigo siendo tu Mara, tu novia. Tu amor es el árbol de mi esperanza Y esperará siempre". Kahlo firma como Mara, abreviatura de Maravillosa, denominación que le daba Bartolí. Según explica Hayden Herrera, biógrafa de la artista mexicana, en el catálogo de la galería norteamericana, "ella pidió a Bartolí que en sus cartas se le dirigiese como Sonja, para que si su esposo, el muralista Diego Rivera, las encontraba se pensase que eran de una mujer". 

"Mi Bartolí, no sé cómo escribir cartas de amor. Pero quería decirte que todo mi ser está abierto para ti. Desde que me enamoré de ti todo se transforma y está lleno de belleza, el amor es como un aroma. Como una corriente, como la lluvia", le dice en una carta de octubre de 1946.


17 oct. 2015

Miedo: Incontrolable, irracional, desmesurado.

Hace una semana aproximadamente paso algo en mi vida o más bien le paso a alguien a quién quiero mucho, pero fue algo de dimensiones inesperadas, horrible...

Cuando somos jóvenes (y no estoy diciendo que ya no lo seamos pues la edad se lleva en el corazón) por lo general solo no vemos más allá, vivimos el momento y creemos que somos  invencibles o que las cosas no nos pasaran a nosotros, pero para bien y mal, si nos pasan. 

Nada nos es lejano, todo debería importarnos mucho más. 

Pero ahora después de lo acontecido me siento insegura,con menos fe en la humanidad y hasta paranoica y no es una sensación agradable  ni mucho menos, por lo contrario me siento aturdida y angustiada todo el tiempo.

Solía creer que somos más las personas que deseamos que cosas buenas pasen pero;  
¿Por qué a veces nos es tan complicado encontrarlas?

En lo personal me siento iluminada pues siempre gracias a dios, a la vida, ángeles o a mis haditas llegan a mi personas con luz, bondadosas, amables y generosas. Pero ahora tengo un miedo horrible, incontrolable, irracional y desmesurado a que eso cambie.

No quiero ni puedo dejar de creer, no voy a cambiar ahora pero necesito agarrarme de algo con fuerza que me recuerde siempre lo importante que es mantenerse fiel a lo que uno piensa, a lo que uno es como persona y lo que puede llegar a hacer. 

Necesito ver cosas que desde hace mucho no se ven frecuentemente en mi país; Justicia, Igualdad, Paz.

No entiendo ni entenderé que proceso realiza cada mente, cada cerebro de cada persona para poder llegar a cometer cosas tan atroces pero lo que si sé es que los que somos diferentes aún podemos hacer un cambio por más pequeño que sea o parezca.

14 jul. 2015

Lo que me olvide de decir.


No olvide decirte cada cosa que odio que hagas, ni cuanto detesto que no me escuches o me interrumpas cuando te estoy hablando, no deje de mencionarte tantas veces que me molesta cuando dices mentiras y que omitir cosas para mi es lo mismo que mentir y de igual forma me molesta, he notado que cuando me sientes segura pasas de mi o dejas de ser el detallista y cariñoso es por eso que sí preferí "olvidar" decirte tantas cosas.

Entendí que todo pasa de repente, que las cosas cambian constantemente y que aunque siempre lo he sabido, nunca hago nada al respecto, por eso decidí olvidar que algún día me pedí "olvidar" decirte lo siguiente:

1.- Me gusta tu aroma.
2.- Sé que la vida no se soluciona con abrazos y que siempre te lo digo, pero me encanta MUY en el fondo que no me hagas caso.
3.- Me encanta que me hagas cosas ricas de comer, pero me encanta aún más verte cocinar para mi sin que yo te lo pida.
4.- Mentiría si aquí digo una vez más que no me gustas nada, ni tu sonrisa ni tus ojos o la forma en que me miras.
5.- De alguna forma agradezco a la vida tu llegada porque me enseñaste que vale la pena abrir las puertas a alguien, sea cual sea el resultado cuando se da todo no hay nada que puedas reclamarte.
6.- Disfruto estar sola, pero a veces es mejor estar juntos descubriendo los secretos del universo.
7.- Amo compartir contigo nuevos sabores, lugares, amigos.
8.-Soy feliz por que puedo ser yo misma contigo, no tengo que mentirte o ponerme alguna mascara.
9.- Me gusta que siempre me sigues en mis locuras y que tu lugar favorito sea el cine porque a mi no me gusta tanto.
10.- Me gustas tú...

...Siempre que no eres un cretino.

14 abr. 2015

Si, esta ocurriendo.

Esta ocurriendo que me hablan de ti y mis ojos se enmudecen 
Esta ocurriendo QUE UN CARIÑO ASÍ SE LE ENTREGA A QUIEN MERECE
Esta ocurriendo que la vida da a cada quien lugar para huir, para escapar, para acabar, que tus sueños se cumplan. 

Si era tan grande, tan grande, dale un buen adiós 
Si era tan grande, grande, dignifícalo.

13 abr. 2015

Así.

Te libero de mí, de mis males, de mi mal genio, de los domingos por la tarde en donde nunca puedo más, del odio a mis cumpleaños, de no saber cómo hacer para regalarte algo que no pierdas. Te libero de mi desengaño, de tu karma, de mis novedades, de la contradicción que represento. Te libero de mis llamadas que te saben a autocompasión, de mis enredos, de mi cabello suelto, largo, sin peinar. Te libero de mi consciencia, del desconcierto a fin de mes, de la caída, de la llegada, de mi huida inevitable. Te dejo libre para que me dejes, para que me veas de lejos y me quieras, menos
— Te libero de mí - Mario Benedetti.

29 ene. 2015

No me lleva la chingada.


En esta vida aún no canto victoria, ni si quiera enloquezco de felicidad, pero que extraño y que bien se siente que después de tanto tiempo no me lleve ni me cargue la chingada.

Así de simple.

Estamos y seguimos vivos, en movimiento , aun con todos los sentidos y sabiendo que hay infinidad de posibilidades, muchas cosas buenas por venir y que ya se empiezan a sentir. 

Proyectos, sueños, viajes, trayectos por recorrer, aventuras que emprender, y todo ha comenzado, que agradable se siente saber que en este viaje no estamos solos. Que tantos madrazos no han sido en vano, que aprendemos aunque el golpe haya dolido y hasta sangrado, que debemos luchar y no desistir, darlo todo para estar bien con nosotros y el mundo que queremos.

9 nov. 2014

Desafiando la gravedad.

La caída es en su mayoría imparable, cuando las cosas van en picada no hay poder humano que evite el golpe, aunque tal vez se pueda hacer menos doloroso.

Como si no fuera ya suficiente con los pesares individuales, En mi país, en mi ciudad, como en tant@s otr@s hay infinidad de violencia, personas en el poder sin saber manejarlo mas que en beneficio propio, la gente despierta, y es eso lo que aterroriza a aquellos que están arriba , les causa pavor, es por ello que estamos en uno de los momentos más tristes, llenos de coraje e impotencia, se respira un ambiente de hastío. Pues nadie quiere permanecer en estas condiciones.

Por mi parte por fin logre aquello en lo que me tardé tanto, ahora es momento de continuar y no detenerme, y aunque como siempre algo pasa que cambia los planes, he aprendido que no puedo volver o parar, ya no es una opción, es continuar la única cosa en la que me puedo enfocar, y por supuesto en mis motores.

28 ene. 2014

A punto de la rendición

Aquí estoy, permanezco, sobrevivo, no hay alguien en este momento de mi vida quien pueda alcanzar a entender las circunstancias en las que me encuentro, no soy de aquí ni de allá, nunca lo he sido, siempre he estado en el limbo de mi familia, de mi entorno.

Esa sensación de que sales sobrando, que ya nada es para ti, tal vez ahora veo todo muy oscuro pero por más que hago cosas para salir adelante todo termina siendo inútil, mis amigos esos que han estado desde hace ya diez años y que son uno de mis pilares más fuertes han alcanzado a ver un poco de lo mucho que hay detrás y después de hablar con ellos que me conocen tanto, he visto que si, he perdido brillo, y si, también fuerza, pero;

 ¿Cuantos madrazos tenemos que aguantar para seguir definiendonos como fuertes?

Hay tantas personas que están en peores circunstancias, y es por eso que este estado en mi me da repulsión, el ser pesimista, negativa, y sobre todo quejumbrosa, por eso ahora prefiero no hablar de mi, solo escribir, tratando de encontrar nuevos refugios,

Ya casi no encuentro nada que me haga feliz, no importa lo que la gente diga, mi estado emocional de unos meses para acá esta en picada, todos cubrimos diferentes roles durante toda una vida y son porque pertenecemos a una familia, amigos, trabajo, escuela, y como personas individuales que somos. Pero ya en ningún rol me siento a gusto o completa, en todos fallo por más que lo intente, ya no sé que hacer, estoy a punto de rendirme, ahora ni mis haditas son tan fuertes con todo lo que traigo, que más quisiera que volver el tiempo, pero ya no puedo, son muchas cosas, quisiera correr, huir, pero también me quedo por esas personitas que me necesitan aunque no se den cuenta de que no estoy bien y en este estado no soy de ayuda para nadie.

15 ene. 2014

Vértigo segun Milan Kundera

Según Milan Kundera en la insoportable levedad del ser, el vértigo es diferente al  miedo a la caída, significa que la profundidad que se abre ante nosotros nos atrae, nos seduce, despierta en nosotros el deseo de caer, del cual nos defendemos espantados.

Yo en particular he vivido ante el vértigo descrito como el deseo de caer, pero no me he defendido, no soy alguien que haya construido algo solido para su futuro, si no más bien, castillos de arena, temporales, que siempre terminan destruyéndose.

Estoy a punto de enfrentarme a un reto personal bastante desafiante, para el cual no me siento preparada aún, pero las ganas de defenderme han salido a flote, no quiero caer, quiero poder cambiar de pagina y avanzar, y no solo ser espectadora de como todas las personas a mi alrededor construyen un futuro brillante para si mismos. Sé que sueno a libro de auto ayuda y aunque nunca he leído uno, me siento positiva aunque con miedo, mucho miedo a continuar en esta incesante caída.

Es momento de mirar hacia delante, por fin poder cambiar de pagina, todos son efectos secundarios.


|Sin sacrificio no hay victoria|

Aún no esta todo perdido.

@Danitelera